Educación Clásica en St. Paul's

• • • • • •

La educación clásica se ocupa principalmente con el cultivo de la sabiduría en los estudiantes para que puedan adquirir las habilidades necesarias para seguir siendo amantes de la verdad, la belleza y la bondad de por vida.

Encontrando raíces en las prácticas antiguas, St Paul’s se une a una tradición educativa centenaria, ofreciendo una opción de escolarización única para los niños del sur de Oklahoma City. La educación clásica se ocupa principalmente con el cultivo de la sabiduría en los estudiantes para que puedan adquirir las habilidades necesarias para seguir siendo amantes de la verdad, la belleza y la bondad de por vida. En St. Paul’s, el trivium forma el corazón de nuestra filosofía clásica de la educación.

Constituida por las tres artes liberales de la gramática, la dialéctica y la retórica, la antigua sabiduría del trivium estructura los métodos de la educación, guiando no solo lo queenseñamos, sino también cómo enseñamos. El trivium sirve tanto como un método como un contenido curricular. Exige que le presentemos a los estudiantes los mejores libros de una cultura, transmitiendo la belleza y la sabiduría del pasado para el crecimiento en el futuro. Junto con temas tradicionales como el álgebra, la historia y la biología, creemos que la música, el teatro, el arte y el gimnasio forman una pieza crucial de nuestro currículo al animar la imaginación de los estudiantes.

La educación cristiana clásica es intensiva en el lenguaje, lo que implica introducir a los estudiantes al estudio de latín. Muchos idiomas europeos modernos no solo se derivan del latín, sino que su estudio ayuda a los estudiantes a desarrollar habilidades de pensamiento más amplias necesarias para interactuar con éxito con el mundo de Dios. De manera similar, el estudio formal de la lógica en los años de escuela intermedia y el estudio formal de la retórica en los años de escuela secundaria completan la visión de una educación que prepara a los estudiantes para que tengan un buen desempeño en el mundo más allá del salón de clases.

Tradicionalmente cuatro artes adicionales, la astronomía, la música, las matemáticas y la geometría, conocidas como cuadrivio, siguen la base establecida por las artes del trivium. En conjunto, estas siete artes liberales abarcan un currículo fundamental, que permite a los estudiantes dominar no solo las grandes obras de arte, literatura y escritura, sino también la química, la biología y el cálculo.

Una educación clásica concibe cada tema de estudio como interdependiente de otros. No hay temas independientes; más bien, cada pieza se encaja en un todo más grande.

El Trivium ofrece no solo los temas de gramática, lógica y retórica, sino un método de estudio para cada área temática que enseñamos en St. Paul’s. Cada tema contiene una gramática (verdades que deben conocerse), una dialéctica (conexiones que deben entenderse) y una retórica (sabiduría que debe expresarse). Por lo tanto, se enfatiza cada uno de estos tres aspectos al estudiar todo, desde el latín hasta la lógica, desde la física a la filosofía, desde la Escritura a la ciencia.

Además, una educación clásica concibe cada tema de estudio como interdependiente de otros. No hay temas independientes; más bien, cada pieza se encaja en un todo más grande. Todas las temas se integran, uniendo la verdad en formas aún desconocidas. La historia, por lo tanto, se enseña junto con las matemáticas, sintaxis de oraciones al lado de los viajes misioneros de Paul. Las temas no se mantienen separadas unas de otras; todas están unidos en el hermoso tapiz de Cristo de verdad, belleza y bondad.

El currículo de St. Paul’s refleja esta profunda interconexión entre el conocimiento, la comprensión y la sabiduría, entre la verdad, la belleza y la bondad, entre la fe, la esperanza y el amor. El desarrollar este sentido de la naturaleza interrelacionada de toda verdad, belleza y bondad es un ingrediente clave en cualquier historia educativa. Dar forma a los afectos de un estudiante correctamente ordena su visión del mundo bueno de Dios, permitiéndole entender verdaderamente estas conexiones y encarnarlas en su vida por el amor de Dios y de su prójimo.

La educación clásica comienza con el asombro y la expansión de la imaginación del niño. Esto les permite participar en la verdad, en lugar de simplemente memorizar hechos. Aprender las verdades del mundo de Dios a través del canto y el juego aviva la imaginación y la creatividad de los niños. Preparados para recibir vastas cantidades de verdad, los estudiantes están listos para entenderlo a través de la práctica, el aprendizaje encarado, a través de la exploración encarnada del mundo.

Ninguna verdad puede entenderse por sí misma, pero encuentra significado en relación con otras verdades.

A medida que los estudiantes crecen, la pedagogía clásica demuestra cada vez más plenamente que todo conocimiento pertenece a un todo más cohesivo, un todo que se enfoca solo en la luz de las verdades aprendidas. Ninguna verdad puede entenderse por sí misma, pero encuentra significado en relación con otras verdades. Por lo tanto, la educación clásica también implica capacitar a los estudiantes para que vivan la verdad y la comprensión en sabiduría, para que puedan llegar a ser influyentes en sus comunidades.

Los estudiantes desarrollan habilidades de expresión, capaces de discernir correctamente entre el bien y el mal para que puedan dirigir bien sus comunidades. La esperanza de St. Paul’s es producir estudiantes capaces de implementar una visión de su lugar en el Reino de Cristo para el bien de los demás.

Done a la Escuela Comunitária de St. Paul

Esta educación será posible gracias a el sacrificio y la generosa donación de partidarios en Oklahoma City y más allá. Gracias por unirse a nosotros en la obra de Dios a través de su don.